fbpx

Conociendo Japón: los combini

Ante todo, avisaros que en este artículo voy a daros mi más humilde opinión, fruto de mis viviencias, que en nueve viajes a Japón han sido algunas… y que espero sean más porque a mi me apetece ir más.

Voy a hablar de las tiendas estas que supuestamente abren 24 horas pero que luego veremos que no todas abren 24 horas y por eso finalmente las llaman combini, que viene de «Convenience store» porque está abierta cuando muchas tiendas está cerradas, o sea, que es una tienda muy conveniente.

Algunos de los combini más famosos

La verdad es que luego te topas con supermercados normales de los de «toda la vida» que abren hasta las doce de la noche y ves que no es oro todo lo que reluce, entonces ¿por qué tanto rollito con estas tiendas? Pues no es porque abran hasta las mil y monas, es  porque das una patada a un bote y aparecen trescientasmil.

Depende de dónde estén, puedes encontrar cosas distintas en su estantería, por ejemplo: si estás en un distrito donde sabes que los oficinistas van a ir a beber después del trabajo y a las 8 de la tarde están ya hechos una pena, pues ahí está el combini para salvarte la vida y tienen camisitas y mudas nuevas para que te vayas a tu hotel cápsula a dormir la mona, que no estás para conducir, ni mucho menos andar hasta el metro más cercano, no vaya a ser que te caigas a la vía y tengamos un disgusto.

La verdad es que esto es una maravilla, me encantan esos sets que tienen de gel de baño y champú por si se te ha olvidado por ahí… ¡Es que tenéis que verlo, tienen de todo! Hasta cositas para escribir… y siempre hay un montón de gente en la sección de revistas leyendo manga.

Otra cosa que me encanta es la nevera con mogollón de bebidas frías, es una de las cosas que más echo de menos de Japón, las bebidas frías y poder ir a las comidas preparadas y que no todo sean fritos o ensaladas con más calorías que las hamburguesas.

Y lo que decía… depende del sitio, no todas abren 24 horas, la que estaba en el barrio donde yo vivía en Osaka, cerraba como a las 3 de la madrugada y abría luego a las 6 y alguna de los pueblitos donde he estado, cerraba a eso de las 12… depende mucho del sitio donde estén.

Pero hablemos una por una de las más famosas:

Super conocida en el mundo entero, el Seven Eleven siempre tiene unas promociones mega llamativas aunque muchas veces para mi gusto, los precios siempre son un poco más elevados que la media.

Yo siempre asocio el Seven Eleven a las promociones de los cacharritos de Snoopy y a los helados a mogollón, pero lo evito porque soy un poco rata y me gusta ahorrar. Admito que también tiene cosas de buena calidad y que quizá por eso puede que sea más caro, pero moriré envenenada por rácana antes que derrochar.

Ahí está… el capitalismo del Seven Eleven sin límites… dándote la posibilidad de sacar dinero en todos los lados XD No, bueno, ahora en serio, le agradezco a estos chicos que nos pongan cajeros porque era un rollo buscar las oficinas de cajeros cada vez que había que sacar unos yenes… por el amor de Amidabuda…

Por otro lado, Seven Eleven también tiene su marca blanca y tiene algunos productos que preparan en el momento muy ricos, como los frankfurtos (salchichitas), los panecillos, el pollo frito, oden… pero eso es común en la mayoría de los combini un poco grandecitos.

Me gusta mucho esta tienda, sobre todo los panecillos y los bocatas de yakisoba que hacen (sí, ¿qué pasa? Ya podéis dilapidarme, ¡ME GUSTAN LOS BOCATAS DE FIDEOS!).

Había un Family Mart en el barrio donde tenía la residencia en Osaka y ahí pasaron muchas cosas cuando íbamos a comprar Jumbos (helados gigantes de barquillo con chocolate):

Una tía borracha en bici primero me atropelló, luego se disculpó y cuando me volví a sentar para seguir con mi cena, se me cayó encima con bici y todo… Podría haberla denunciado que la koban (el puesto de policía) estaba a unos metros, pero la pobre daba penica.

El Family Mart está por muchos sitios y tiene unos precios guays y muchas cosas ricas, es uno de mis favoritos porque, aunque no es de los más baratos, el precio es aceptable y tiene todo lo que más me gusta como el flan blanco, los yogures de fresa, la gelatina de mandarina, los sandwiches de «nocilla» rara japonesa y también las chuminadas estas típicas de los combini que te preparan en plan pollo, salchichitas, el oden y las patatas asadas en otoño…

Esta es la modalidad «normal» del Lawson. Esta cadena se disgregó luego en varios tipos de tienda haciéndo que yo me montara un pollo monumental en la cabeza de proporciones épicas.

En mi barrio cambiaron la tienda 99 por un Lawson 100 y un kilómetro más allá pusieron un Lawson verdecito cuyo concepto intuí yo que era como ecológico o algo así, porque tenía una zanahoria y algún que otro vegetal en el letrero. Total, que yo al que iba era al Lawson 100 que era el barato, como os podéis imaginar, pero no solo por eso, era porque cruzaba la calle y ya estaba ahí.

Lo malo del Lawson 100 es que a veces no tenía muchas cosas que yo quería y terminaba yéndome al super o a otros combinis, de hecho acabé tomando gelatinas porque no me traían los yogures de fresa que a mi me gustaban.

Para lo que está muy bien el Lawson 100 sobre todo es para las bebidas y para las chuminadas de consumo inmediato, porque si buscas algo en concreto… meh.

Los Lawson generales ya si son más completitos y más como el Family Mart, de hecho, antes para comprar entradas para el museo Ghibli tenías que hacerlo en las tiendas Lawson, aunque todavía no me imagino cómo y no sé si todavía se hace así…

Este es uno de los «raretes», de los que entras sin tener preferencia alguna porque dices: meh, me da igual…

La verdad es que a mi me pareció que de precio está un poco más barato que el Family, pero todo esto también siempre depende de la zona.

Yo a este lo tengo clasificado como de baratejo y como de que no siempre hay las cosas que más me gustan, aunque para un apaño me sirve porque lo típico de la comida preparada y las bebidas lo tiene.

De este también veréis un montón si vais a Japón.

Podéis confiar en su calidad como si estuvierais en un Family Mart, no tengo nada más que añadir al respecto.

Esto, sobre todo para los que somos más mayorcitos, es impactante e impresionante…

La verdad es que me faltan algunos, como el de Yamazaki, del que cabe destacar lo bueno que está el pan y otros más… pero se me hacía largo el post…

¿Y vosotros? ¿Tenéis algún favorito?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Orgullosamente ofrecido por WordPress | Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑